Depresión postvacacional… ¿Existe? ¿Cómo evitarla?

agosto 24, 2017

Dejar atrás los días de verano, relajación, desconexión, disfrute y vacaciones no es tarea sencilla. Después de este periodo toca volver a la rutina y a veces cuesta más de lo previsto. Tanto es así que en torno al 35% de la población sufre síndrome postvacacional o también la mal llamada “depresión post-vacacional”.

Pero ¿qué es este síndrome? Se trata de una mala adaptación a la vida activa, es decir, aquella diferente a las vacaciones. Sin embargo, es importante con confundirlo con una desgana puntual.

Antes se denominaba depresión porque venía asociado a la tristeza, apatía, etc., sin embargo, algunas personas manifiestan también ansiedad y estrés, por lo que es mejor denominarlo síndrome que depresión.

Las personas más vulnerables a sufrir este síndrome son aquellas que no se adaptan bien a los cambios y no tienen demasiados estímulo o incentivos en su trabajo.

A nivel psicológico se pueden sentir algunos síntomas como falta de interés, tristeza, irritación… e incluso se pueden presentar síntomas a nivel físico como fatiga, falta de apetito o dificultad para la concentración. A todos nos cuesta volver a la rutina, pero si estos síntomas persisten durante más de 15 días, convendría solicitar ayuda psicológica.

Consejos para evitar el síndrome postvacacional

  1. Volver a la rutina poco a poco y fíjate objetivos realistas a corto plazo. No se puede pretender avanzar en todo el trabajo acumulado durante el verano.
  2. Adelanta unos días el regreso. Si estás de vacaciones en algún otro lugar, intenta no volver justo el día antes de trabajar, mejor una vuelta progresiva.
  3. Divide los periodos de vacaciones y no concentrar todos los días en un mismo periodo. Lo ideal, si se puede, es cogerse dos o tres semanas en verano y repartir el resto a lo largo del año.
  4. Planifica bien las vacaciones y practicar ocio activo: viajar, hacer turismo, hacer deporte…
  5. Incorpórate a media semana: Volver a trabajar un miércoles en vez de un lunes nos puede ayudar ya que la primera semana de trabajo será más corta.