Cómo controlar el estrés

abril 26, 2017

El estrés es una parte esencial de nuestras vidas, en mayor o menor medida todos experimentamos estrés en algún momento. Es el resultado de la interacción entre nosotros y el ambiente.

Podemos definirlo como la respuesta fisiológica y psicológica que desarrolla una persona antes cualquier cambio en su entorno para adaptarse a él. En principio es natural y saludable ya que nos ayuda a activarnos. En este caso es un estrés “positivo”.

El problema viene cuando esta “activación” dura demasiado tiempo, convirtiéndose en un estrés “negativo”.

A pesar de los que podamos creer, las situaciones positivas también pueden generarnos estrés. ¿O quién no se ha estresado alguna vez organizando una fiesta importante o planificando unas vacaciones? Por lo general, existen unas características básicas del entorno que provocan estrés: cambios o novedades, falta de predictibilidad, incertidumbre, sensación de descontrol o amenaza.

Pero muchas veces, el problema es el estrés autoinducido, es decir el producido por nosotros mismos y no tanto por el entorno. Cuando nos exigimos metas inalcanzables hay que reconsiderarse el planteamiento de nuestros objetivos. Acudir a la consulta de un profesional puede ayudarnos a modular esa auto persecución y reconsiderar hacia dónde nos queremos dirigir.

Consejos para reducir el estrés

  1. Acepta que hay cosas que no puede cambiar.
  2. Evita las situaciones estresantes, siempre que sea posible.
  3. Haz ejercicio, al menos unos 30 minutos al día.
  4. Intenta desarrollar una actitud más positiva ante los desafíos.
  5. Haz actividades con las que disfrutes.
  6. Encuentra nuevas formas de relajarte: meditación, yoga, taichí…
  7. Duerme el tiempo suficiente para tener más energía.
  8. Apuesta por hábitos de vida saludable, con una dieta sana.

Si en estos momentos no eres capaz de manejar el estrés por ti mismo, es recomendable acudir a un centro de psicoterapia. Un terapeuta puede ayudarte a encontrar otras maneras de lidiar con el estrés. Según la causa, también es posible que te ayude unirte a un grupo de apoyo.