Fortaleza emocional, cómo desarrollarla

septiembre 24, 2018

Está claro que a lo largo de nuestra vida vamos a vivir situaciones difíciles y angustiosas como la pérdida de un ser querido, una ruptura sentimental, la pérdida de un trabajo importante, una enfermedad…  Es ley de vida que este tipo de escenarios ocurran, pero es tarea nuestra decidir con qué actitud vamos a enfrentarnos a estos momentos.

Es fácil que la desesperación o el sufrimiento se apoderen de nosotros, puesto que nos vemos vulnerables frente a unas circunstancias que nos afectan emocional y físicamente. Afrontar estos momentos con fuerza y determinación es algo que se puede aprender y ejercitar.

Qué es la fortaleza emocional

La fortaleza emocional es la capacidad que tenemos los seres humanos para enfrentarnos a situaciones y vivencias complejas. Es la forma en la que plantamos cara a los retos difíciles y la manera en la que actuamos para superarlos.

Los ejercicios de psicología y psicoterapia son de gran ayuda para desarrollar la fortaleza emocional y adquirir de manera gradual hábitos y actitudes que nos ayuden a ser felices en situaciones arduas y ser fuertes por dentro.

Formas de desarrollar la fortaleza emocional

1.    Mentalidad abierta para encontrar nuevas oportunidades

Trata de ver el lado positivo de cada situación difícil. Es una tarea complicada y requiere de calma y serenidad ante las dificultades para parar, pensar y darle la vuelta a la situación. Todo problema trae consigo una parte positiva y está en nuestras manos elegir la forma con la que afrontar cada dificultad.

2.    Apóyate en las personas de confianza

Serán nuestros amigos, familiares y pareja, en definitiva, las personas más allegadas, en quienes nos podamos apoyar en los momentos difíciles. No solamente por el cariño y afecto que nos puedan proporcionar en momentos difíciles, sino porque serán capaces de ofrecernos un punto de vista diferente y neutral.

3.    Que no te condicionen las opiniones de los demás

Toma las decisiones por convencimiento propio y no condicionado por el qué dirán. Cada uno tenemos nuestras propias opiniones y actuamos en consecuencia. No se trata de ignorar las opiniones del resto, sino de aprender a integrarlas dentro de nuestros propios ideales.

4.    Estar solo no es algo malo

Es importante que aprendamos a pasar tiempo en soledad para conocernos a nosotros mismos, nuestras emociones y sentimientos.