Danzaterapia: El baile como terapia

octubre 28, 2016

La danzaterapia es un método psicoterapéutico que surgió en los Estados Unidos en la década de 1940. Se entiende como el uso terapéutico del baile y el movimiento para integrar procesos cognitivos, corporales y emocionales, ya que, según la danzaterapia, mente, cuerpo y alma interactúan constantemente entre sí y el movimiento influye en el pensamiento.

Varias décadas después, en 2009, se demostró que las personas nacemos con un sentido rítmico-musical innato. También se sabe que bailar, como actividad física que es, sirve para obtener beneficios físicos, mejorando el funcionamiento de los aparatos respiratorios y circulatorios, se gana agilidad y coordinación, se consigue un cuerpo más armonioso… pero también tiene múltiples beneficios a nivel psicológico y emocional.

Bailar es una forma de aliviar tensiones, ayuda a superar el desgaste mental y emocional.

Siete Beneficios psicológicos del baile

  1. Te mantiene activo a nivel social y te ayuda a estar en contacto y relación con más personas.
  2. También te conecta contigo mismo. Facilita la expresión de sensaciones, emociones y sentmiento de forma natural. También potencia la espontaneidad y la creatividad.
  3. Aumenta la autoestima. Cuanto más vayas mejorando, más cómodo te sentirás con tu imagen. Además, establecer relaciones con otras personas y lazos afectivos, también ayudan en este sentido.
  4. Combate la timidez. En línea con el punto anterior, el baile aumenta la seguridad en uno mismo y ayuda a vencer el miedo y la vergüenza.
  5. Mejora el estado de ánimo. Bailar supone una distracción placentera, divierte y entretiene. También aumenta la vitalidad, la motivación y la ilusión.
  6. Combate la depresión. La danza ayuda a mejorar la depresión y el estrés mediante la regulación de los niveles de serotonina y dopamina en el cuerpo.
  7. Previene el envejecimiento cerebral. Algunos estudios concluyen que bailar proporciona desafíos mentales y ayuda a disminuir el riesgo de la demencia y la enfermedad de Alzheimer, así como parkinson.

En definitiva, bailar nos hace felices: ¡Baila!