10 consejos para la vuelta de vacaciones

septiembre 8, 2015

Para la mayor parte de la población española, el mes de septiembre significa volver al trabajo o a los estudios después de haber disfrutado el tan ansiado descanso veraniego.

Y este regreso a la rutina puede ocasionar algunos sentimientos de ansiedad, tristeza, irritabilidad o insomnio que se han denominado como el síndrome o la depresión postvacacional.

Este síndrome está envuelto en polémica, ya que -según algunos expertos- es una molestia inventada para vender fármacos.

No obstante, defensores y detractores coinciden en afirmar que no es una enfermedad, ni mucho menos una depresión, sino que son los desajustes típicos que se producen en nuestro organismo cuando cambiamos las costumbres diarias y cuando la realidad no se adapta a las expectativas y por ejemplo, se añora mayor tiempo de descanso.

Pero también, lo pueden sufrir personas desempleadas, por el efecto contrario ya que precisamente no pueden trabajar, aunque lo desean.

 

En cualquier caso, para superar estas sensaciones de malestar y tristeza después de las vacaciones, Psicoterapia La Sal te recomienda los siguientes consejos:

  1. Si se puede, es recomendable retomar la rutina de horarios y alimenticia, unos días antes de volver al trabajo para que la adaptación a la rutina sea progresiva y evitar que el cambio se produzca de forma tan brusca.
  2. Debemos entender que el malestar que tenemos es totalmente normal y transitorio, hasta que logremos adaptarnos de nuevo a nuestras rutinas diarias, así que si te sientes triste o desubicado, no te preocupes. En un par de semanas como mucho, lograrás sentirte de nuevo bien.
  3. Intenta hacer más llevadera la vuelta de las vacaciones incorporando elementos en nuestro entorno que nos transmitan buenas energías. Por ejemplo, redecorando el lugar del trabajo o de estudio con cosas que recuerden los buenos momentos del verano o que en definitiva, nos aporten buenas energías, en general, para poder enfrentar el día a día con buen humor y con una actitud positiva, que hará mucho más llevadera esta etapa de reinicio a nuestros hábitos.
  4. Todavía quedan algunas semanas de sol. Aprovecha el buen tiempo y no olvides nunca dedicarte algo de tiempo para ti cada día. Es imprescindible–aunque sean solo 15 minutos al día- programar algo de tiempo para al disfrute personal. Esto nos ayudará a volver a ajustarnos a los nuevos tiempos de rutina y a que la cotidianidad sea más estimulante.
  5. Ponte metas y retos a corto plazo que nos hagan ilusionarnos. Pensar en que aún queda un año para las próximas vacaciones nos genera frustración y desmotivación. Sin embargo, el fin del verano se hace más llevadero si planeas la próxima escapada en un fin de semana, el siguiente concierto al que quieres acudir o la esperada reunión con tus amigos para contar todas las aventuras del verano.
  6. El regreso de las vacaciones es un buen momento para repensar cómo queremos vivir y propiciar cambiar algunas rutinas y costumbres que no nos son beneficiosas e incorporar otras, más convenientes para la etapa de vida que queremos llevar a cabo.
  7. Planifica bien tus primeros días de trabajo o de estudio. No te agobies con todas las cosas pendientes que tienes por hacer. Tómate el tiempo que necesites para organizarte y ponerte al día, después prioriza lo más importante y ponte a trabajar en ello.
  8. Practica deporte, por lo menos dos o tres veces a la semana. Está demostrado que hacer deporte de forma rutinaria es bueno física y también, psicológicamente para combatir el estrés o la tristeza. Así que si ya lo practicabas de forma habitual, vuelve a retomarlo y si no, puede ser una buena época para empezar a hacerlo.
  9. Descansa las horas suficientes. Es importante volver a regular las horas de sueño. Al principio, puede costar ya que en el verano tenemos unos horarios más flexibles. Si es así, puede ser recomendable que hagas algunos ejercicios de relajación que te ayudarán a controlar el estrés y a tener un descanso sano y sin interrupciones.
  10. Lo más importante es mantener una mentalidad positiva frente a la vuelta al trabajo, a los estudios o a la búsqueda de un empleo. Sé consciente de que hoy en día, tener vacaciones es considerado un lujo, ya que muchísimas personas, por diversos motivos, no tienen ocasión de disfrutarlas. Por tanto, hay que tener una actitud agradecida, así que por mucho que cueste, sonríe, esfuérzate por transmitir felicidad y lograrás superar esta etapa de forma más rápida y además, mejorarás el ambiente de tu entorno.