Psicología, música y emociones

noviembre 12, 2015

“Somos criaturas musicales de forma innata 
desde lo más profundo de nuestra naturaleza.”

Stefan Koelsch

Las personas que practican música en compañía de otras, se muestran más sociables y de mejor humor.

La música y el estado de ánimo

Existen numerosas razones por las que las personas cantan, a parte de disfrutar de la música y la compañía de otras personas. Está comprobado científicamente, por diversas investigaciones, que la música reduce la depresión y la ansiedad. Participar en un coro o en un grupo de música favorece al cuerpo y la mente. Entre otros beneficios, alivia el dolor y la depresión. Desde la Psicología se investigan las bases de este fenómeno.

“Muchos pacientes hallan en el canto un modo de acceder a sus sentimientos y de liberarlos y eso les proporciona alivio”,

explica Norbert Hermanns, musicoterapeuta.

“Las personas que padecen trastornos mentales como adicciones, ansiedad, depresión y trastornos del estrés postraumático se les puede aplicar la música como terapia”,

afirma el Psicólogo y neurólogo Sthepan Koelsch.

La voz y el estado de ánimo guardan relación, ya que cuando se eleva la voz, eso puede ser causa de una mejora en la seguridad de uno mismo. A su vez, se estimulan diferentes estados de ánimo y se alivian muchas emociones, como la tristeza, además de fomentar las relaciones con los demás y salir del aislamiento.

Psicoterapia y música

Diversas investigaciones han demostrado que no existe un área cerebral específica para la música. La melodía y el ritmo actúan sobre un extensa red de regiones cerebrales, entre las que se encuentra el sistema de recompensa de manera parecida al sexo o la comida; la música que nos resulta placentera provoca que las neuronas liberen mayor cantidad de dopamina, denominada también como la hormona de la felicidad.

Beneficios de la música

Siguiendo con las investigaciones científicas que demuestran resultados positivos de los efectos de la música en la salud hay una región en el cerebro llamada hipotálamo que reacciona a los sonidos y melodías musicales. Esta estructura está relacionada con las emociones, el aprendizaje y la memoria.

El hipocampo, también involucrado, conectado con el hipotálamo también se activa y esto explica por qué la música también puede tener relación con la relajación.

Así que, cantar y escuchar música, no sólo beneficia a la mente, sino que también tiene efectos positivos en el cuerpo, porque aporta vitalidad y energía. El escuchar música, mejora el estado de ánimo y contribuye a que el cuerpo libere endorfinas, que son unas sustancias que alivian el dolor, y además, al liberar oxitocina, mejora las relaciones, haciendonos sentir diferentes estados de ánimo, y compartiéndolos con los demás.

El canto favorece la relajación y la expresión espontánea de las emociones, hace que el estado de ánimo mejore y disminuye los estados de dolor del organismo.