Para qué sirve la inteligencia emocional

septiembre 23, 2021

¿Alguna vez te has preguntado para qué sirven las emociones? Quizás en alguna ocasión has desdeñado la tristeza o sentido nostalgia hacia épocas en las que te sentías más feliz, pero lo cierto es que todas las emociones son fuentes de información útiles para poder desenvolvernos en el entorno que nos rodea. La clave para dominarlas es comprender para qué sirve la inteligencia emocional.

Hace mucho tiempo que las personas entendieron que la “inteligencia racional” no es la única inteligencia que existe. Poder hacer cálculos mentales con rapidez o memorizar decenas de fechas en poco tiempo son habilidades encomiables, pero también lo son la empatía y ser capaz de identificar y gestionar las emociones propias y ajenas.

Mucha gente acude al psicólogo porque quiere mejorar su inteligencia emocional. La realidad es que no existe un manual de instrucciones para ello, pero puedes empezar por entender exactamente para qué sirve la inteligencia emocional y todo lo que puedes conseguir si la trabajas. ¡Hoy te lo explicamos!

En nuestro centro de psicoterapia y psicología en Delicias (Madrid) realizamos talleres para facilitar el autoconocimiento y la gestión emocional. Escribe o llámanos si quieres más información.

Por qué es útil desarrollar inteligencia emocional

¿Conoces la Pirámide de Maslow? Se trata de una teoría psicológica que jerarquiza las necesidades humanas en función de su relevancia para nuestro bienestar.

Así, Maslow situó en la base las necesidades fisiológicas, aquellas que es necesario satisfacer para garantizar nuestra supervivencia, como la respiración, la alimentación, el sueño o la homeostasis. Desde ahí estableció un orden ascendente. La autorrealización se encuentra en la cúspide, pero para alcanzarla es necesario tener cubiertas las necesidades de los pisos inferiores (seguridad, afiliación y estima).

Pero… ¿Qué papel tienen las emociones aquí? ¿Para qué sirve la inteligencia emocional si, de primeras, las emociones parecen no situarse en ningún escalón concreto de la pirámide?

La realidad es que las emociones se encuentran en todas partes e impregnan todo lo que somos. No podemos apagar nuestro “ordenador emocional” ni separar la mente del cuerpo y, una vez nuestras necesidades básicas se encuentran cubiertas, nuestra experiencia vital se rige por las relaciones que creamos, las personas que conocemos, los lugares que transitamos… Y las emociones que todo ello nos suscita.

¿Para qué sirve la inteligencia emocional? Precisamente para aprender a controlar este cóctel de emociones y evitar un “secuestro emocional”, es decir, que sean nuestras emociones las que nos dominen a nosotros.

3 ejemplos de para qué sirve la inteligencia emocional

Entender para qué sirve la inteligencia emocional es comprender también que todas las personas tenemos emociones y reacciones emocionales únicas. Por tanto, trabajar la inteligencia emocional (sea por nuestra cuenta o con la ayuda de un psicólogo) nos permitirá, no solo entender y gestionar mejor nuestras propias emociones, sino también aprender a identificar y respetar las emociones de los demás.

Aquí tienes 3 ejemplos que pueden ayudarte a entender para qué sirve la inteligencia emocional:

  1. Un compañero con un cargo superior a ti ha tomado una decisión equivocada y el proyecto ha salido mal. En lugar de actuar de forma impulsiva, dejarte llevar por el enfado y confrontarlo directamente aunque sepas que puede traerte problemas, le transmites de forma asertiva y tranquila la necesidad de mantener una reunión para detectar qué ha salido mal y evitar que vuelva a ocurrir en el futuro.
  2. Un plan que te hacía mucha ilusión no ha salido como tú esperabas, pero en vez de estresarte y caer en un bucle de frustración, asumes que no puedes controlarlo todo, logras hacer una buena gestión de las expectativas y decides adaptarte a las nuevas circunstancias para seguir adelante con tranquilidad y bienestar.
  3. Alguien cercano a ti actúa de una forma que te hace sentir dolido y, en vez de enfadarte, retirarle la palabra hasta que se dé cuenta por sí solo y te pida perdón, decides transmitirle con tranquilidad cómo te sientes para que él pueda ser consciente e intentar no repetir lo que sea que te ha molestado.

Preguntarse para qué sirve la inteligencia emocional es igual que preguntarse para qué sirve hacer ejercicio, alimentarse correctamente o rodearse de personas que nos hagan sentir bien. Son hábitos o actitudes sin los que, esencialmente, nuestra vida sería más complicada, porque nos faltaría algo importante para nuestro bienestar, sea salud física, vínculos afectivos o salud mental.

En nuestro centro de psicoterapia en Delicias (Madrid) realizamos talleres de eneagrama y sesiones de terapia individual para facilitar el autoconocimiento y la autogestión emocional. Si quieres entender para qué sirve la inteligencia emocional y que nuestro equipo de psicólogas te acompañe en tu proceso de desarrollo personal, ¡pídenos información!

Llámanos