Cómo son las personas altamente sensibles (PAS)

octubre 22, 2020

Hay personas para las que, en ocasiones, el mundo es un lugar demasiado intenso. Imagina percibir pequeños detalles que para otros parecen pasar desapercibidos, plantearte cuestiones sobre las que la gente cercana a ti no suele pensar y sentir que, día a día, tu vida es una montaña rusa de emociones; como si la vida llevara un regulador sensorial y, en estas personas, la potencia estuviera al máximo.

Así son las personas altamente sensibles o PAS, un término cada vez más popular que fue acuñado por la Dra. Elaine Aron en los años 90. Fue esta psicóloga quien habló por primera vez sobre la sensibilidad de procesamiento sensorial y sobre la alta sensibilidad, una característica que, se estima, posee un 15-30% de la población.

Las personas altamente sensibles viven las emociones con mayor intensidad, procesan en profundidad la información y reaccionan de forma distinta a los estímulos sensoriales. Esto puede lograr que desarrollen mayor capacidad para entender a los demás y para realizar actividades creativas, entre otras cosas buenas, pero también puede generarles mucha insatisfacción si se ven incomprendidos por su entorno.

Por eso, para las personas PAS, es muy importante interiorizar la sensibilidad como un rasgo más de la personalidad y aprender a entenderse y regularse para evitar verse saturados o sobre estimulados. ¡Te contamos cuáles son los rasgos que pueden ayudarte a identificar a las personas altamente sensibles!

¿Eres o conoces a una persona altamente sensible?

Para la Dra. Aron, las personas con una alta sensibilidad suelen tener en común 4 rasgos principales:

La profundidad de pensamiento

Las PAS tienden a dar vueltas a una misma idea una y otra vez, pero también se hacen preguntas sobre la vida y la realidad que otros no suelen plantearse. Su pensamiento es elaborado y suelen disfrutar enormemente de la música y el arte en todas sus formas.

Una gran empatía e intensidad emocional

Las personas altamente sensibles experimentan las emociones como si vivieran en una montaña rusa. Además, sus neuronas espejo reflejan más actividad y pueden entender con facilidad cómo se sienten los demás.

Capacidad para percibir los detalles sutiles

Algunos estudios revelan que, en las PAS, la ínsula -una subregión del cerebro relacionada con la toma de decisiones, el procesamiento de las emociones y la atención– muestra una actividad singular. Esto podría explicar que sean más conscientes de las sutilezas del entorno y que puedan percibir de forma distinta los olores, las texturas, las palabras, los gestos, etc.

Sobre estimulación o saturación sensorial

Esta consciencia de la que hablamos, puede llegar a abrumar a las PAS. Imagina que, de vez en cuando, subieran el volumen de tus sentidos: que las luces fueran más brillantes y los olores más fuertes, que los ruidos se convirtieran en estruendos… Esta sobre estimulación sensorial puede ser saturante. Por ello, las personas altamente sensibles a veces necesitan apartarse o controlar su exposición a estos entornos para no verse afectadas.

Personas sensibles

Consejos para personas altamente sensibles

Si no eres una persona altamente sensible, pero conoces a alguna, puede ser muy útil que le hables de estos rasgos y le hagas ver que no está solo/a, que hay otras personas que perciben igual que él/ella la realidad y que, aunque tú no seas igual, quieres esforzarte por comprender su mundo.

Esto es especialmente importante en el caso de los niños altamente sensibles (NAS). La alta sensibilidad puede mostrarse desde las primeras etapas de la infancia. Si estos niños crecen en una familia que les dé afecto y sea comprensiva con este rasgo de su personalidad, no tiene por qué haber ningún problema en su desarrollo.

De hecho, aunque a veces pueda resultar agotadora, la alta sensibilidad no debe verse como un trastorno, sino al revés. Es una capacidad extraordinaria, una forma de ver el mundo a través de unas gafas distintas, una oportunidad para descubrir cosas y experimentar emociones a otro nivel.

Si las personas altamente sensibles consiguen verse en un entorno que les acepte y les estimule, y son capaces de aprender a gestionar su regulador personal ¡aprenderán a ver la intensidad como un auténtico regalo para los sentidos!

Llámanos