Blog de Actualidad | Centro de Psicoterapia y Psicología en Madrid

Amor y pareja

julio 27, 2014

Yo soy yo y tu eres tu

Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas y,

Tu no estas en este mundo para cumplir las mías.

Tu eres tu y yo soy yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

y coincidimos, es hermoso.

Sino, pocas cosas tenemos que hacer juntos.

Tu eres tu y yo soy yo.

Falta de amor a mi mismo,

cuando en el intento de complacerte me traiciono.

Falta de amor a ti,

cuando intento que seas como yo quiero.

En vez de aceptarte como realmente eres.

Tu eres tu y yo soy yo.

Fritz Perls

La experiencia de sentir amor con otra persona y ser correspondido es una vivencia que nos permite sentirnos unidos, completos y realizados. Existimos para buscar esta experiencia amorosa y sentirnos queridos por otro.

El amor sano fluye y nos repara las heridas y no nos hiere. Es un amor en que das al otro sin pedir nada a cambio. No dejas de ser uno mismo por estar con otro.

Sin embargo, muchas personas acuden a terapia de pareja por la pérdida de libertad, ataduras, celos, desconfianza.. y siembran malestar. Muchas parejas se divorcian y se separan por conflictos de pareja y acuden a una terapia de pareja   para poder arreglar sus problemas que mantienen a la pareja en lucha continua.

Para abrirnos al amor necesitamos abrir el corazón sin temores. Tenemos miedo a perder la libertad y tememos ser heridos. Las experiencias anteriores de pareja nos dejan huella y muchas han dejado heridas que son fáciles de abrir y por eso muchas veces tememos no encontrar a nadie que nos haga sentir de nuevo el amor y nos sentimos perdidos y aterrados.

¿Por qué al terminar una relación de pareja nos decimos a nosotros mismos que nunca nadie nos va a querer como nos han querido?

Las decepciones de las relaciones amorosas nos hacen desconfiar y nos volvemos escépticos. La frustración y la culpa nos mantienen aislados y alejados de todo lo que pueda ser volver a sentir amor. Con las rupturas es frecuente que disminuya nuestra autoestima, se abre una herida profunda y la valoración de uno mismo se ve desbordada.

Al terminar una relación de pareja se siente un vacío por la persona perdida, lo mismo que supone sentir un duelo. Parece que este vacío va a perdurar en el tiempo y el sentimiento de soledad se instaura lo que provoca sufrimiento y malestar.

El tomar conciencia de uno mismo y del miedo que sentimos puede reparar las heridas abiertas por los conflictos amorosos y de tal manera, facilitará que abramos el corazón y podamos estar en relación con el otro.

Para tener una relación de pareja sana es imprescindible verse, valorarse y escucharse. Dejando de competir, criticar y tener celos. Apoyando, cooperando, y aceptando como cada miembro de la pareja es.

El corazón gris es aquel que vive desconfiado, con una actitud defensiva, que deja de vivir sus sueños. Por otro lado, el corazón rojo vive en una montaña rusa entre la pasión y el desencanto, con una actitud ambivalente con el otro y el corazón rosa, es el soñador que imagina como sería la pareja perfecta, el romántico.

¿De qué color es tu corazón?

Para vivir el amor pleno y auténtico tenemos que encontrar el color de nuestro corazón en nosotros mismos.

En el verdadero amor, uno se siente libre y acepta al otro como es. No se preocupa ni desconfía sino que confía y se entrega.

comoreconquistaratuex

Terapia de Pareja

Psicólogos embajadores

 

Cuento de Jorge Bucay: Las alas son para volar

julio 24, 2014

Cuando se hizo mayor, su padre le dijo:

-Hijo mío, no todos nacen con alas. Y si bien es cierto que no tienes obligación de volar, opino que sería penoso que te limitaras a caminar teniendo las alas que el buen Dios te ha dado.

-Pero yo no sé volar – contestó el hijo.

-Ven – dijo el padre.

Lo tomó de la mano y caminando lo llevó al borde del abismo en la montaña.

– ¿Ves hijo?, este es el vacío. Cuando quieras podrás volar. Sólo debes pararte aquí, respirar profundo, y saltar al abismo. Una vez en el aire extenderás las alas y volarás…

El hijo dudó.

-¿Y si me caigo?

-Aunque te caigas no morirás, sólo algunos machucones que harán más fuerte para el siguiente intento –contestó el padre.

El hijo volvió al pueblo a ver a sus amigos, a sus compañeros, aquellos con los que había caminado toda su vida.

Los más estrechos de mente dijeron:

-¿Estás loco?

-¿Para qué?

-Tu padre está medio loco..

-¿Para qué necesitas volar?

-¿Por qué no te dejas de tonterías?

-Y además, ¿quién necesita volar?

Los mejores amigos también sentían miedo:

-¿Y si fuera cierto ?

-¿No será peligroso?

-¿Por qué no empiezas despacio?

-Prueba a tirarte desde una escalera o desde la copa de un árbol, pero… ¿desde la cima?

El joven escuchó el consejo de quienes lo querían.

Subió a la copa de un árbol y con coraje saltó…desplegó sus alas, las agitó en el aire con todas sus fuerzas, pero desgraciadamente,se precipitó a tierra.

Con un gran chichón en la frente se cruzó con su padre:

-¡Me mentiste! No puedo volar. Probé, y ¡mira el golpe que me di!. No soy como tú. Mis alas son de adorno… – lloriqueó.

-Hijo mío – dijo el padre – Para volar hay que crear el espacio de aire libre necesario para que las alas se desplieguen. Es como tirarse en un paracaídas: necesitas cierta altura antes de saltar.

Para volar hay que empezar asumiendo riesgos.

Si no quieres, lo mejor  quizá sea resignarse y seguir caminando como siempre.

 

Con este cuento de Jorge Bucay queremos reflexionar acerca de los riesgos que tenemos que correr al enfrentarnos con nuestras verdades necesidades, creencias y sentimientos.

Las personas que iniciamos un proceso terapéutico y nos embarcamos en el camino del «darse cuenta» vamos tomando conciencia de lo que sentimos y necesitamos en nuestra vida para ser felices.

A veces en este camino nos encontramos con personas, situaciones familiares, personales, de pareja o profesionales que nos crean malestar y sufrimiento en nuestra vida y no somos capaces de soltarlo y liberarnos por miedo a las cosas nuevas que pueden llegar.

En este camino, podemos tropezar por miedo a no poder o deber soltar lo que tenemos, esto sería saltar sin paracaídas y caer sobre el suelo como el pajarito. Si cogemos fuerza, nos damos tiempo y tomamos la responsabilidad de lo que queremos y de quienes somos y hacía donde queremos ir, podremos volar sin miedo, y buscar alternativas que nos den mayor felicidad y al fin permitirnos sentir, descubrir, explorar nuestra propia forma de existir, lo más íntimo y verdadero de nosotros mismos. Que al fin y al cabo es: ser nosotros mismos y vivir nuestra vida como realmente queremos vivirla.

¡Atrévete a vivir tu vida!

 

Bucay, J. Déjame que te cuente.

Centro Psicoterapia Lasal en Madrid

 

Ser madre: una faceta de ser mujer

julio 22, 2014

La madre es una de las facetas del ser mujer. Primero, niña, le da su sexo; al mismo tiempo, la hija de una madre y un padre; a veces, hermana de un niño y/o de una niña. Relacionándose en distintos contextos con otras mujeres y otros hombres que van moldeando su forma de ser niña. El paso de niña a mujer lo da la menarquía y la sexualidad.

Ser madre sana implica la plenitud de ser mujer. Figuradamente es sentirse como un manantial: la mujer se siente con ganas de dar abundancia que siente y tiene, en una actitud de no pedirle nada egoico al niño/a sino de darle lo que realmente va a favorecer el desarrollo adecuado y pleno de su ser.

Algunas anomalías de la maternidad sana son:

  1. insuficiente madurez, la cual implica un estado de no plenitud. Miedo a lo desconocido, a sus capacidades.
  2. confluencia de la madre con el bebe. Si la mujer presenta carencias afectivas, va a proyectar en el bebé sus deseos, exigiéndole inconscientemente que colme sus necesidades. Como por ejemplo:
  • Si las relaciones con su pareja la dejan insatisfecha, inconscientemente puede exigir que su hijo/a se transforme en su pareja ideal, aprisionándole en ese rol.
  • Si no tuvo el apoyo y la fuerza suficientes para hacer en su vida lo que quería y se siente frusrada, podrá exigir a su hijo/a que cumpla los deseos y anhelos que ella no realizo.

Una madre sana es aquella que le dice a su hijo/a entre otras cosas:

  • Me alegro de que seas como eres.
  • Te apoyo en tus inclinaciones naturales.
  • Cuando me necesitas estoy.
  • Te apoyo en tus iniciativas para que descubras por tu mismo la vida.

El amor de una madre hacia su hijo empieza desde el mismo instante en que desea quedarse embarazada.

La madre cuida a su hijo/a en cuatro niveles: corporal, emocional, intelectual y espiritual.

Durante la infancia le enseña a quererse, cuidarse, mimarse, respetarse, escucharse, conocerse. También en la adolescencia y en la primera juventud. Enseñanándole a entender su cuerpo.

En el bebé es importante el baño, la alimentación, el cuidado de los cinco sentidos.

En el niño/a, la valoración, el cuidado, la limpieza y la protección de su cuerpo.

En el adolescente la valoración y el cuidado de los cambios físicos que se van produciendo, el cultivo de su belleza y apreciar las iniciativas en el nuevo look que ensaya periódicamente, a menara de buscar estar bien en su piel.

En la juventud respetar las tendencias naturales que van surgiendo.

 

madre

 Revista de terapia Gestalt.

Psicologos Delicias

La Terapia Gestalt como práctica meditativa

junio 26, 2014

La terapia gestalt no sólo es una filosofía del estar en el presente, sino también un conjunto de operaciones que, con la práctica, incrementa nuestra capacidad de vivir en el presente.

Es una expresión de asuntos inconclusos del pasado y la otra la capacidad de darse cuenta. La gestalt utiliza mecanismos liberadores para no reprimir las emociones.

La persona presta atención a sus procesos mentales-corporales internos como una forma de obtener información sobre ellas mismas.  Para aprender de nosotros mismos no sólo precisamos estar haciendo, sino debemos estar observándonos a nosotros mismos. La psicoterapia debe de ser una práctica tanto de autoobservación como de autoexpresión.

El objetivo del terapeuta es que la persona se de cuenta de su proceso con claridad alentando a expresar los sentimientos inexpresados o bloqueados.

Toda forma de meditación, ya sea la Meditación Trascendental o el Vipassana, tiene como elemento común estar atento a la experiencia del momento. El Vipassana o Meditación de intromisión es muy parecido al proceso gestáltico. En está práctica budista Theravadin, se comienza por centrar la atención en la respiración, tomando nota mental de cómo el abdomen sube con cada inspiración y cómo baja con la exhalación. También se observa cuando la mente se escurre de la respiración a un pensamiento, a un sonido, a una fantasía, y nos devuelve a la respiración. El tomar conciencia del proceso mente-cuerpo de momento a momento en la meditación, se conoce como estar atento.

Este proceso de estar atento en la Meditación Vipassana es muy similar a la práctica de expresar a viva voz el proceso de darse cuenta en la terapia gestáltica. En este ejercicio, la persona pone atención a sí misma y reporta en voz alta aquello de lo que se percata en ese momento; ya sean pensamientos, sentimientos, sensaciones o acciones de cualquier tipo.

La exageración, es decir, aumentar un gesto, una postura o una vocalización es una forma muy efectiva de verse a sí mismo.

Mediante la Meditación en voz alta y el uso de las prácticas gestálticas que facilitan el testimonio, las personas aprenden a amplificar las señales de su experiencia. Es como ciertas señales que comienzan a surgir como figura en un fondo de constante ruido interno, se desarrollan aún más para destacarse claramente el ruido. Muy importante además de la autoobservación es observarse sin juzgarse que permite que seamos más permisivos y reforzamos la autoaceptación.

En terapia, una de las cosas que nos resistimos y resultan desagradables es verse a uno mismo con cosas que no les gustan de sí mismos y se están enjuiciando a sí mismas y hay dolor. Por otro lado, si aprendemos a ver sin juzgar, el proceso se vuelve excitante y refuerza el ser permisivo con uno mismo.

A medida que la persona se hace responsable de su experiencia y observa se produce la reconciliación de los opuestos. La dualidad y la polaridad le abren camino a la unidad y la integración que es uno de los pilares de la terapia gestalt.

 

01

 

Terapia Gestalt Madrid

Ansiedad y Estrés

junio 23, 2014

“ El estrés no es otra cosa que una forma socialmente aceptable de enfermedad mental”

Richard Carlson

Poca gente puede afirmar que vive relajada en su día a día. La vida cotidiana puede ser tan estresante que muchos llegan a enfermar a causa de la tensión acumulada en el cuerpo y mente.

Muchos son los trastornos de ansiedad diagnosticados: Crisis de angustia, Agorafobia, fobias específicas, fobia social,  trastornos obsesivos-compulsivos, trastornos de estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad generalizada son los que a día de hoy pueden consultar y pedir apoyo psicológico debido a una vida llena de estrés y de cambios sociales y personales constantes.

Para mitigarlo, la respiración es esencial para volver a la calma.  Aprender a respirar de forma profunda y serena facilita nuestra relajación y nos retorna a una experiencia vital de paz y tranquilidad.

Cuando nos relajamos, nuestro organismo sufre cambios visibles clínicamente. Los más significativos son los que se manifiestan en el sistema nervioso autónomo, la rama simpática controla el ritmo cardíaco, la digestión, la respiración, la presión arterial y la tensión muscular funcionan mas despacio y sin alteraciones si estamos relajados y la rama parasimpática que se ocupa del consumo de oxígeno funciona con mayor rapidez.

Durante la relajación, nuestro cuerpo aumenta la producción de la serotonina encargada de la alegría y tranquilidad.

Cuando nos estresamos o nos sentimos amenazados ante una situación complicada tendemos a respirar mal. El control de la respiración nos permite encontrar la salida a cualquier problema, además de relajar el cuerpo, centra y aclara la mente y nos ayuda a ver posibilidades y alternativas.

Para desactivar el estrés, necesitamos recuperar el control de nuestro cuerpo, canalizar las emociones y la mente a través de una respiración lenta y profunda.

Observa tu respiración, cómo entra el aliento de vida en ti y cómo sale. Es necesario tomar aire por la nariz y soltar el aire por la boca, después debe convertirse en algo natural, relajado, sencillo, silencioso y completamente nasal.

Normalmente no respiramos con toda la capacidad. La respiración correcta no sólo nos enseña a respirar, sino que también cambia nuestra actitud postural, relaja nuestra forma de ver el mundo, calma nuestra mente, nos ayuda a descansar y aumenta nuestra energía.

b7a597c45

Zen 305: Ferran Martínez: » Coaching de altura para superar las pequeñas adversidades cotidianas»

Psicología embajadores

Psicoterapia gestalt embajadores

 

 

El vínculo afectivo

junio 22, 2014

El concepto de vínculo hace referencia al lazo afectivo que emerge entre dos personas y que genera un marco de confianza en el otro y en la vida, en un contexto de comunicación y de desarrollo.

El Apego se concibe como un mecanismo pre programado que activa toda una gama de comportamientos posibilitando la vinculación bebé. Madre con el objetivo biológico de preveer de la proximidad, protección y seguridad del cuidador y que permitirá la exploración de lo desconocido.

En el desarrollo psicoevolutivo primero viene el Apego y luego el Vínculo.

John Bowlby (1907-1999), psicoanalista inglés, llego a la conclusión de que hay una tendencia en el niño a formar un vínculo fuerte y fundamental con una figura materna o cuidador principal que forma parte de una herencia arcaica, cuya función es la supervivencia de la especie y que esta tendencia es relativamente independiente de la alimentación.

Bowlby insistió en que el bienestar psicológico depende fundamentalmente del sentimiento de “sentirse seguro” en las relaciones de apego y esto ocurre en cualquier cultura.

La calidad y las vicisitudes de las relaciones tempranas son determinantes en el desarrollo de la personalidad y de la salud mental.

Las funciones del vínculo son:

  • Mantener la proximidad del cuidador principal
  • Procurar el sentimiento de seguridad que promueva la exploración
  • Regular las emociones
  • Dar estrategias para hacer frente al estrés
  • Favorecer la sociabilidad

Tipos de vínculo:

  • Vínculo seguro: durante la ausencia reclama a la madre, pero se deja tranquilizar un poco por el extraño.
  • Vínculo inseguro evitativo: en la ausencia hace como si no pasara nada.
  • Vínculo inseguro resistente: en la ausencia el niño llora y no se deja consolar por el extraño.
  • Vínculo desorganizado: en la ausencia el niño tiene conductas evitativas y ansiosas.

La distribución del tipo de vínculo en la población general es:

  • 65% vínculo seguro
  • 20% vínculo inseguro evitativo
  • 10% vínculo inseguro resistente
  • 5% vínculo desorganizado

Urizar Uribe, M. Vinculo afectivo y sus trastornos. (2012)

vinculo

 

Gestalt, psicoterapia, psicología

 

¿ Te atreves a Soñar?

junio 10, 2014

 

 

 

 

 

 

 

Psicoterapia embajadores

Libros relacionados con la Psicología y la Terapia Gestalt

junio 9, 2014

Os dejamos unos libros para leer en vuestros ratos libres relacionados con la Psicología y Psicoterapia Gestalt.

– «Déjame que te cuente.los cuentos que me enseñaron a vivir». Bucay, J.

– «Manual de gestalt para adolescentes».Cornejo, L.

– » Esto es gestalt». Stevens,J.

– » Sueños y Existencias». Perls, F.

– «El enfoque gestáltico. Testimonios de terapia». Perls, F.

– «Sonia, te envío los cuadernos café. Apuntes de terapia gestalt». Schnake, A.

– «El darse cuenta». Stevens, J.

– » Proceso y Diálogo en Psicoterapia Gestáltica». Yonteff, G.

– » 27 personajes en busca del ser». Naranjo, C.

– » Autoconocimiento transformador». Naranjo, C.

» El día que Nietzche lloró». Yalom, I.

– » Eneagrama». Durán, C y Catalán, A.

– » El buen amor en la pareja». Garriga, J.

– » Relaciones de pareja». Belloch, M.

» Mujeres que corren con lobos». Pinkola, C.

– «Esto es Gestalt». Stevens, J

– «Proceso creativo en la terapia gestáltica». Zinker, J

– » Manual práctico de psicoterapia gestalt». Martín, A.

– «Terapia Gestalt: la vía del vacío fértil». Peñarrubia, F

– » curso superior I de formación en terapia gestalt». Martín, A.

– » Los sueños en Psicoterapia gestalt». Martín, A.

 

libros

¿De qué sirve ir al psicólogo/a?

junio 3, 2014

Psicólogos Embajadores/Delicias

Si me quieres, quiéreme entera

mayo 27, 2014

Si me quieres, quiéreme entera,

no por zonas de luz y sombra…

Si me quieres, quiéreme negra

y blanca, y gris, y verde y rubia,

y morena…

Quiéreme día,

quiéreme noche…

¡Y madrugada en la ventana!

Si me quieres, no me recortes:

¡Quiéreme toda…O no me quieras!

María Lyonaz

 

images.jpgooo

Psicólogos Embajadores

Llámanos