Blog de Actualidad | Centro de Psicoterapia y Psicología en Madrid

Los Sueños en Psicoterapia Gestalt

mayo 22, 2014

Freud ( Padre del Psicoanálisis) decía que los sueños son el camino que lleva al inconsciente. Sin embargo, Fritz Perls       ( padre de la Psicoterapia Gestalt)  son el camino que conduce a la integración.

La terapia gestalt dispone de una serie de juegos para conocer, comprender y elaborar las conductas que el soñante o paciente trae  a la consulta estos son espontáneos aparecen sin nuestra intervención.

Para trabajar la persona cuenta el sueño en tiempo presente. Todo empobrecimiento de la personalidad tiene su origen en la renuncia a partes de uno mismo ya sea por represión o proyección, el remedio es la reidentificación a esta se llega representando a cada uno de los componentes del sueño.

Entonces, nos convertimos en estos y nos damos cuenta que son una proyección de nosotros mismos. Así empezamos a crecer y a ganar potencialidades y madurez.

Para elaborar un sueño es necesario  contar con la ayuda de otra persona ya que cuando lleguemos a  determinadas partes de  la interpretación de los componentes del sueño,  nos entraran ganas de escaparnos y todo sin darnos cuenta.

La terapia gestalt antes que una terapia interpretativa y verbal es una terapia vivencial. Son partes de su experiencia que se encuentran enajenadas o no asimiladas y que se manifiestan en las imágenes oníricas como mensajes existenciales.

“ si pudiéramos resolver nuestros problemas durante el día, no soñaríamos de noche”.

Psicoterapia Gestalt Madrid

Psicólogos embajadores/Psicólogos Madrid

Yo tenía un perro

mayo 19, 2014

 

Centro de psicoterapia La Sal

Psicólogos Embajadores/Nuevos Ministerios

Acoso Laboral y Acoso Moral

mayo 14, 2014

Una organización necesita una buena gestión de personas y de sus relaciones, para conseguir alcanzar los objetivos propuestos, necesita que la cadena interna de trabajo “ este bien engrasada” y para ello uno de los valores más importantes es la colaboración entre todas las personas que intervienen en los procesos de producción de bien y servicios, de modo que las personas entiendan y asuman que todos trabajan para conseguir los mismos fines, los mismos objetivos y que, por tanto, es necesaria la aportación de todos y en la misma dirección, sin que se produzcan interferencias que entorpezcan los sistemas de trabajo.

Muy importante gestionar “en positivo” las relaciones laborales, consecuentemente lo es también eliminar los factores negativos que puedan surgir en el ámbito de las relaciones laborales.

Este fenómeno se produce en el entorno laboral, en organizaciones estructuradas, en donde una o varias personas ejercen violencia psicológica sobre otra persona.

El acoso moral es “toda conducta, comportamiento o práctica que, de forma sistemática y recurrente en el tiempo, suponga en el seno de la relación laboral un menoscabo o atentado contra la dignidad del trabajador, intentando someterle emocional y psicológicamente y persiguiendo anular su capacidad, promoción profesional o permanencia en el puesto de trabajo, creando un ambiente hostil y afectando negativamente al entorno laboral”.

Cuando se dice “sistemática, recurrente” se refiere a que el acoso no lo configura una o varias acciones esporádicas o una actitud aislada o puntual, sino que obedecen a un método y se repiten esporádicamente.

Estos individuos sólo pueden existir si «desmontan» a alguien: necesitan rebajar a los otros para adquirir una buena autoestima y, mediante ésta, adquirir el poder, pues están ávidos de admiración y de aprobación. No tienen ni compasión ni respeto por los demás, puesto que su relación con ellos no les afecta. Respetar al otro supondría considerarlo en tanto que ser humano y reconocer el sufrimiento que se le inflige.

Porque los tememos, sabemos instintivamente que es mejor estar con ellos que contra ellos.

Una persona que ha padecido una agresión psíquica como el acoso moral es realmente una víctima, puesto que su psiquismo se ha visto alterado de un modo más o menos duradero

Por lo tanto, avisar a la empresa es la mejor opción para tomar medidas para que pongan en actuación el protocolo de intervención ante el acoso moral en el trabajo o Mobbing y acudir a un Psicólogo en Madrid o alguna terapia de grupo para evitar que los síntomas se agraven y la autoestima se vea denigrado.

20140512194021

Psicólogos Madrid

Psicólgos Embajadores/Psicólogos Nuevos Ministerios

Gestalt y Menopausia

mayo 14, 2014

La menopausia es el momento en que la menstruación se suspende permanentemente. Los ovarios dejan den forma paulatina de ovular, así como de segregar la provisión cíclica de estrógenos. Se produce una declinación en la producción de la hormona progesterona, que cada mes ha constituido el forro interior del útero, preparándolo para el óvulo fertilizado. Estos cambios hormonales significan que ya no se es capaz de concebir. Mientras el cuerpo se ajusta al rápido decrecimiento de estrógenos, pueden experimentarse algunos síntomas incómodos. La menopausia generalmente ocurre entre los 48 y los 52 años.

 Cambios biológicos

 Los más comunes que pueden ocurrir son: bochornos o sofocaciones; resequedad vaginal, de la piel, de las uñas; caída del cabello; pérdida de la masa ósea; dolores de cabeza; flacidez en el cuerpo; baja energía y hasta afecciones cardíacas.

 Cambios psicológicos

 Entre los cambios psicológicos es posible encontrar: depresiones, irritabilidad, cambios de humos, insomnio, sentimiento de frustración y de fracaso, migrañas, pérdida de energía y carcinofobia (miedo al cáncer).

 Mitos y realidades

 El término de menopausia tiene connotaciones negativas, se asocia con un lapso de padecimientos que pueden persistir varios años y que terminan con la época reproductiva de las mujeres y que por lo tanto la devalúan dentro de las sociedades patriarcales. Es necesaria insistir en que no es una enfermedad.

Ahora a finales del siglo XX, ha predominado el valor de la juventud. Se considera que la mujer ya perdió el atractivo a los cincuenta años y esto repercute en su autoestima y su seguridad, porque ella también ha escuchado toda su vida estos mensajes.

 El movimiento feminista ha insistido en que se vea la menopausia como un proceso biológico natural y en aprender que las mujeres no valen por tener un cuerpo delgado y juvenil, sino que en esta etapa tienen una parte de su vida por delante, enriquecida, con una gran capacidad para ayudar a su comunidad con sabiduría y espiritualidad.

 Simone de Beauvoir se adelanta a su época en su libro El Segundo Sexo en el que concibe la menopausia como la posibilidad de autonomía y goce erótico de las mujeres sin el peligro y la angustia del embarazo, lo que ligado a la separación de los hijos y a la adultez las pone en posibilidad de plenitud.

 La gestalt puede resultar muy útil para desarrollar las potencialidades de las mujeres en edad mediana, cuando se enfrentan a los cambios propios de la menopausia.

índice

Fuente: Revista Figura / Fondo

Centro de psicoterapia La Sal

Psicóloga Embajadores, Nuevos Ministerios

 

La tristeza y la furia

mayo 12, 2014

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta…

En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas…

Había una vez…

Un estanque maravilloso.

Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.

Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas, las dos, entraron al estanque.

La furia, apurada (como siempre está la furia), urgida -sin saber por qué- se baño rápidamente y más rápidamente aún salió del agua…

Pero la furia es ciega, o por lo menos, no distingue claramente la realidad, así que desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró…

Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza…

Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre, a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.

En la orilla encontró que su ropa ya no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos, es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad… está escondida la tristeza.

índice

Fuente: Jorge Bucay

Centro de psicoterapia La Sal

Psicólogos Madrid

Accesos de ira

mayo 10, 2014

Era un hombre que tenía recurrentes accesos de gran ira que no lograba controlar. Muy preocupado por ello, se enteró de un sabio que podía aconsejarle y que vivía en la cima de una colina. Decidió acudir a visitarle. Una vez ante él le expuso el problema. El sabio le dijo:

– Amigo mío, hasta que vea tu ira, no puedo aconsejarte. Cuando tengas un acceso de furia, ven y muéstrala.

Unos días después, el hombre sintió mucha ira y fue a visitar al sabio, pero cuando llegó ya se le había pasado.

– Así no puedo aconsejarte. Necesito verte airado. La próxima vez ven más pronto.

Unos días después, cuando el hombre fue de nuevo anegado por la ira, salió corriendo hacia el lugar donde se encontraba el sabio, pero nuevamente, al llegar, ya no la sentía.

– !Vaya! -exclamó el sabio-. Tendrás que venir más rápido cuando vuelva a venirte la ira.

Unos días después, en cuanto sintió la ira, el hombre salió corriendo tanto como pudo. Jadeante y exhausto, llegó a la cima de la colina, pero ya no tenía ira.

Y el sabio le dijo:

– ¿Lo ves? La ira no te pertenece. Viene y se marcha, como una ola sube y baja. Lo que tienes que hacer es no dejarte atrapar por esa ola y mantener la quietud a pesar de la ola de la ira.

 

images

 

Reflexión:

El sabio aconsejo perfectamente al hombre y la actitud por él recomendada es aplicable a todos los estados aflictivos mentales o emocionales, sea la ira, el odio, los celos, el miedo, la vanidad u otros. Esos estados vienen y se marchan, y lo importante es permanecer en el propio ángulo de quietud, muy vigilante y aplicando la ecuanimidad para no dejarse arrastrar, pues si uno se identifica con ellos es cuando pierde toda la presencia de sí y se convierte en una más de ira, odio, celos o envidia. Aunque al principio uno fracasará en el intento, ejercitándose en esa atención serena y ecuánime, logrará ir manteniéndose en quietud a pesar de esos estados, evitando reaccionar gracias a la energía inquebrantable de la ecuanimidad. También hay que esforzarse por desarrollar estados mentales positivos, pues los negativos son la ausencia de éstos.

Fuente: Cuentos para meditar y regalar de Ramiro Calle

 

Centro de psicoterapia La Sal

Psicólogas Embajadores

 

Psicología y motivación

mayo 7, 2014

¿Qué es la motivación?

La motivación viene de motivar, que a su vez deriva de “mover”. La motivación es aquella fuerza interior que nos mueve y nos permite cambiar, es lo que nos hace emprender una acción. La motivación genera movimiento, es una inclinación interna a la acción, un deseo de hacer algo, no sólo de decirlo.

La verdadera motivación es una fuerza que surge del interior, algo que quieres hacer de manera auténtica, no que debes hacer por complacer a otros.

Dentro de los enfoques humanistas se encuentra la teoría de la pirámide de Maslow, esta teoría habla de la motivación intrínseca.

Maslow describe la escala de necesidades en cinco niveles que de la base de la pirámide a la cúspide serian:

  •  Necesidades básicas: tales como alimentarse, dormir, etc.
  • Necesidades de seguridad y protección: como necesidad de vivienda, necesidad de proteger tus bienes, etc
  • Necesidades sociales: aceptación social, tener amigos, etc.
  • Necesidad de estima
  •   Autorrealización

Para Maslow, para poder llegar a la autorrealización, primero hay que satisfacer las necesidades inferiores.

images

Centro de psicoterapia La Sal

Psicólogos Embajadores

Terapia Gestalt

mayo 4, 2014

Yo soy yo, Tú eres Tú
Tú haces lo Tuyo, Yo hago lo Mío
Yo no vine a este mundo para vivir
De acuerdo a tus expectativas
Tú no viniste a este mundo para vivir
De acuerdo con mis expectativas
Yo hago mi vida, Tú haces la tuya
Si coincidimos, será maravilloso
Si no, no hay nada que hacer.

Fritz S. Perls (1893-1970)

Fritz Perls (1983-1970), médico neuropsiquiatra y psicoanalista, fue el creador, junto con su esposa, Laura Posner, de la Terapia Gestalt.

Las bases de la terapia Gestalt son el aquí y ahora, el darse cuenta de que hacemos y cómo lo hacemos y que es lo que necesitamos y cómo podemos conseguirlo.

Centro de psicoterapia La Sal

Psicólogos Madrid

Psicoterapia Gestalt y polaridades

abril 29, 2014

¿Qué son las polaridades?

Las polaridades son extremos de identificación. En la medida en que uno se identifica con un polo, alinea el otro polo como extraño a sí mismo. La integración requiere admitir ambos como propios, y el medio de conseguirlo una vez más, es la identificación con lo alineado. El resultado esperado es la instalación en ese punto cero de indiferencia, que permita identificarse hacia uno u otro lado según las exigencias de la situación (P. de Casso).

Hay miles de polaridades, algunos de los muchos ejemplos que se pueden trabajar en terapia son:

    Debilidad-fortaleza

    Feminidad-masculinidad

    Rebeldía-obediencia

    Responsabilidad-irresponsabilidad

    Consciencia-inconsciencia

    Flexibilidad-inflexibilidad

    Etc…

Desde la terapia Gestalt los psicólogos y psicólogas pueden trabajar estas polaridades con diversas técnicas, la más utilizada tal vez sea la técnica de la “silla vacía”. Esta técnica consiste en intentar que estas dos partes desintegradas lleguen a integrarse a través del diálogo.

El trabajo terapéutico con las polaridades nos ayuda a reconocernos y aceptarnos como somos, con nuestras partes más brillantes y nuestras partes más oscuras.

la foto

Centro de psicoterapia La Sal

Psicólogos Embajadores/Nuevos Ministerios

La fábula de la vaca: ¿Te atrevés a cambiar?

abril 28, 2014

Esta es la historia de un aprendiz, que partió en un viaje con su maestro y transformó su forma de ver las cosas.

Emprendieron el camino por los lugares más pobres de la comunidad hasta que llegaron a una casa a punto de derrumbarse, era la casa más humilde y daba un aspecto de total abandono. Ahí vivían ocho personas en diez metros cuadrados, dos abuelos, dos padres y cuatro hijos, con viejas prendas… Allí en ese lugar pasaron la noche el maestro y su discípulo.

En medio de esa pobreza esta familia contaba con una posesión: una vaca.

Una vaca que con la escasa leche que producía, proveía a aquella familia con el poco alimento de algún valor nutricional. Pero más importante aún, esta vaca era la única posesión material de valor con que contaba la familia. Era lo único que los separaba de la miseria total.

Al día siguiente, muy temprano y sin despertar a nadie, los dos viajeros se dispusieron a continuar su camino. Salieron del hogar y antes de emprender la marcha, el maestro le dijo a su discípulo: “Es hora de que aprendas la lección que has venido a aprender”.

Sin que el joven pudiese hacer nada para evitarlo, el anciano sacó una daga que llevaba en su bolsa y mató la pobre vaca que se encontraba atada a la puerta de la vivienda, ante los incrédulos ojos del joven.

Maestro, dijo el joven: “¿Qué has hecho? ¿Qué lección es ésta, quien eres tú para dejar a esta familia en la ruina total? ¿Cómo has podido matar esta pobre vaca, que representaba lo único que poseía esta familia?”

Haciendo caso omiso a los interrogantes del joven, el anciano se dispuso a continuar la marcha, y maestro y discípulo partieron sin poder saber qué suerte correría aquella familia ante la pérdida de su única posesión.

Durante los siguientes días, una y otra vez, el joven era confrontado con la idea de que, sin la vaca, aquella familia seguramente moriría de hambre.

Un año más tarde, los dos hombres decidieron regresar nuevamente por aquellos senderos a ver qué suerte había corrido aquella familia. Buscaron la humilde posada nuevamente, pero en su lugar encontraron una casa grande. Era obvio que la muerte de la vaca había sido un golpe demasiado fuerte para aquella familia, quienes seguramente habían tenido que abandonar aquel lugar y ahora, una nueva familia, con mayores posesiones, se había adueñado de aquel lugar y había construido una mejor vivienda.

¿Adónde habrían ido a parar aquel hombre y sus hijos? ¿Qué habría sucedido con ellos? Todo esto pasaba por la mente del joven discípulo mientras que, vacilante, se debatía entre tocar a la puerta y conocer la suerte de los antiguos habitantes o continuar el viaje y evitar confirmar sus peores sospechas.

Cuál sería su sorpresa cuando del interior de aquella casa salió el hombre que un año atrás habitaba en esa vivienda. ¿Cómo es posible? preguntó el joven. Hace un año en nuestro breve paso por aquí, fuimos testigos de la profunda pobreza en que ustedes se encontraban. ¿Qué ocurrió durante este año para que todo esto cambiara?

Ignorante del hecho de que el discípulo y su maestro habían sido los causantes de la muerte de su vaca, el hombre relató cómo, el mismo día de su partida, algún maleante, envidioso de su vaca, había degollado al animal.

El hombre continuó relatándole a los dos viajeros cómo su primera reacción ante la muerte de la vaca había sido de desesperación y angustia. Por mucho tiempo, la vaca había sido su única fuente de sustento. El poseer esta vaca le había ganado el respeto de sus menos afortunados vecinos, quienes envidiaban no contar con tan preciado bien.

Sin embargo, continuó el hombre, poco después de aquel trágico día, decidimos que a menos que hiciéramos algo, muy probablemente, nuestra propia supervivencia estaría en peligro. Así que decidimos limpiar algo del terreno de la parte de atrás de la casucha, conseguimos algunas semillas y decidimos sembrar vegetales y legumbres con los que pudiésemos alimentarnos.

Después de algún tiempo comenzamos a vender algunos de los vegetales que sobraban y con este dinero compramos más semilla y comenzamos a vender nuestros vegetales en el puesto del mercado. Así pudimos tener dinero suficiente para comprar mejores vestimentas y arreglar nuestra casa. De esta manera, poco a poco, este año nos ha traído una vida nueva.

El maestro, quien había permanecido en silencio, prestando atención al fascinante relato del hombre, llamó al joven a un lado y en voz baja le preguntó:

¿Tú crees que si esta familia aún tuviese su vaca, estaría hoy donde ahora se encuentra?

Cuento del Doctor Camilo Cruz

Algunas veces nos aferramos a las cosas, personas o lugares que nos  brindan seguridad y comodidad sin darnos cuenta de que hay muchos otros  caminos que nos dejamos atrás y que no nos permiten desarrollarnos y utilizar nuestras habilidades para mejorar lo que tenemos.

Si el miedo a la búsqueda de nuevas sensaciones y experiencias nos lleva a elegir una alternativa como la única posible en la vida, un cambio será el único aliado que nos permitirá que descubramos la verdadera esencia que hay dentro de nosotros mismos.

Lo que tanto nos cuesta apartar en nuestras vidas y transformamos en un hábito  impedirá divisar el amplio mundo de posibilidades que nos rodea.

Centro de psicoterapia La Sal

Psicólogas Embajadores/ Nuevos ministerios